«RedRidinghood» por Donna Leishman

This post is also available in: English (Inglés)

En «RedRidinghood,» Donna Leishman vuelve a contar la historia de Little Red Riding Hood. Usando Flash de forma similar a «Deviant» (revisado previamente aquí), Leishman ofrece una lectura moderna de la historia tradicional, que reconoce su deuda con Angela Carter (agradecida en los créditos como la persona que inició todo). En esta narrativa interactiva, Caperucita Roja se dirige hacia la casa de su abuela. En el bosque, se encuentra con un niño lobo que eventualmente la seducirá, pero también experimenta el bosque antes de quedarse dormida y soñar.

Las imágenes están claramente influenciadas por cómics e incluso caricaturas. Leishman, en su artículo «Dissonance in Multi-Semiotic Landscapes in the Work of Donna Leishman,» reconoce esto cuando escribe:

Al desarrollar mi interpretación de Red, se utilizó una mezcla ecléctica de referentes visuales y literarios. Por ejemplo, el músico de la era Borderline, Madonna, particularmente el pelo con peróxido de hidrógeno, y las cejas negras fusionadas con la actitud de inocentes descontentos de Yoshitomo Nara, influyeron en su apariencia. Las referencias de Subtler son los antebrazos de Popeye The Sailor… (Disonancia en paisajes multisemióticos en el trabajo de Donna Leishman).

Esta «referencia sutil» es casi imposible de ignorar y sugiere una búsqueda del estilo propio del autor, que se ha vuelto reconocible en los trabajos que siguieron a «RedRidinghood.»

La narrativa se puede seguir en varias ventanas, aludiendo a la multitarea habitual que se produce en los entornos de Windows. Para que la historia avance, el usuario tiene que hacer clic en elementos específicos y explorar diferentes escenas. Aunque la historia es principalmente lineal, hay aspectos que pueden pasarse por alto fácilmente. En comparación con «Deviant,» la historia parece mucho más un camino singular, un argumento, y el trabajo es relativamente más corto. Además, «RedRidinghood,» al menos en tono, parece una experiencia más activa y menos meditativa.

«RedRidinghood» juega con el «diario,» que podría considerarse un topos en las narrativas de Leishman, y presenta una gran cantidad de textos, muchos de los cuales el usuario debe esforzarse para encontrar. Dentro de él, encontramos poemas, entradas de diario y dibujos, algunos de los cuales están ingeniosamente animados.

«RedRidinghood» vale la pena explorar. Tiene muchos pequeños secretos y da una nueva perspectiva a la historia tradicional de Little Red Ridding Hood.

Presentado en The Electronic Literature Collection, Volume 1.

Traducido por Reina Santiago