«Occupy MLA» por Mark C. Marino y Rob Wittig

This post is also available in: English (Inglés)

Occupy MLA is back!

Screen capture of “Occupy MLA” by Mark C. Marino and Rob Wittig. Twitter cover is a picture of an empty journal with a big, red "O" on it. Twitter profile picture writes "occupy MLA," followed by a lengthy description of the twitter account.
Abrir «Occupy MLA» por Mark C. Marino y Rob Wittig

Pero no se alarme todavía, ya que este resurgimiento de la netprov controvertida, toma la forma de un archivo publicado (vinculado al título de esta entrada). Esta documentación es ejemplar, incluido un video introductorio de 3 minutos, un enlace a la declaración de un artista en The Chronicle of Higher Education (con un fascinante hilo de comentarios), un archivo indexado y codificado por colores de los tweets, y un archivo Excel con los datos brutos de las cuatro cuentas de Twitter que forman el corazón de este trabajo. Con este recurso, puede leer la mayor parte de esta actuación oportuna que difumina las líneas entre la ficción y la realidad, la sátira y el activismo, y los espacios virtuales y encarnados.

Pero no todos. Lo que falta en esta documentación es uno de sus aspectos más importantes: su dimensión social. ¿Con qué frecuencia se retuiteó o marcó una entrada determinada como favorita? ¿Quién se involucró @occupyMLA o sus personajes en una conversación? La documentación solo captura su lado de la conversación, pero las voces a las que responde están silenciadas, no por deseo de suprimir la poliocalidad (por lo que sé de los autores, les encantaría incluir otras), pero eso sería una diferente tipo de ocupación: de tweets de otras personas, que son su propiedad intelectual (¿Pero realmente lo son? ¿Habrían escrito lo que hicieron si no fuera por «Occupy MLA?»).

La conversación entre @celloandbow y @occupymla es un ejemplo de los tipos de reacciones que recibió netprov, a menudo con un pequeño retroceso y en muchos casos alcanzando algún tipo de reconciliación (lea «The Battle of Alt-Ac» en el archivo durante un período prolongado ejemplo). Con respecto a la conversación de Twitter anterior, tenga en cuenta que la metáfora se interpreta como misógina cuando se lee fuera de contexto, comprensiblemente, ya que los tweets se contextualizan tanto espacialmente como en el momento. @occupymla insinúa sabiamente un contexto más amplio, uno personal, que parece desarmar a @celloandbow, que vuelve a abordar el problema más amplio.

Lo que es inteligente sobre la respuesta de la ocupación es que no es una mera referencia personal: es consistente con una historia más amplia. Los tweets de la cuenta @occupymla fueron escritos por un personaje llamado Hazel Smith, pero no de su cuenta @CompHaze. Aquellos que leyeron sus tuits en los últimos meses comprenderían que ella había pasado por una situación que combinaba dos marcos de referencia: las citas y la búsqueda de trabajo. Ese tweet adjunto es la proverbial punta del iceberg: escrito en caracteres por un personaje que tweetea a través de una cuenta anónima. Wittig y Marino (y me gusta la incertidumbre de quién tipeó realmente esos tweets) han realizado una crítica más profunda que los eslóganes pegadizos y las líneas provocativas que ocuparon los hashtags # MLA12 y #MLA13 al imaginar las vidas de tres personajes defectuosos que fueron movidos a activismo por frustración con su situación.

Entonces, ¿qué ocupaba esta netprov? Un hashtag, que no debe subestimarse porque es una parte importante de la conversación de MLA. Para dos convenciones MLA consecutivas, «Occupy MLA» llamó la atención sobre la difícil situación de los adjuntos y movió a las personas a discutir el problema, incluso si causó irritación y reacción. Para ocupar el hashtag MLA es obtener acceso a una de las parcelas más preciadas de propiedades psíquicas en las humanidades (con agradecimiento a Neil Gaiman por la metáfora).

Los académicos que asisten a MLA o siguen su hashtag desde lejos tienden a estar ocupados (¿o debería decirlo, ocupado?), Y no tienen tiempo para rastrear tweets previos de alguien que no conocen en la búsqueda del contexto. Tienen tiempo para leer y responder de manera espontánea. Independientemente de su experiencia con Occupy MLA, si corresponde, merece la pena visitar su archivo, leer todo o una muestra de sus más de 3,000 tweets documentados y considerar sus objetivos, métodos y arte antes de emitir un juicio sobre el trabajo.

En cuanto a mí, Marino y Wittig ganaron mi admiración con esta línea de geekery inspirado: «En nuestra lista de demandas, ¡solo la coma de Oxford nos divide!»

Traducido por Reina Santiago

elmcipthumb