«Marble Springs» NO por Deena Larsen (parte 4 de 4)

This post is also available in: English (Inglés)

Screen capture of "Marble Springs" NOT by Deena Larsen (part 4 of 4). The Marble Springs website is once again displayed with the photograph of the old mining town at the top. Text: "Credits / What we know / Thanks / Thanks, you guys! Well folks, it's been a long hard haul, but we made it. Hurrah! / Contributors to Marble Springs 2.0 / (list of names too small to read)"
Abrir «Marble Springs» NO por Deena Larsen (parte 4 de 4)

Este poema de hipertexto está abierto por diseño, con una larga historia de invitar a la participación de otros. Cuando se publicó por primera vez en 1993 en formato HyperCard por los sistemas Eastgate (mencionado en entradas anteriores como Marble Springs 1.0), ofreció a los lectores la posibilidad de contribuir con su propia escritura al trabajo mediante anotaciones, tal como se describe en el sitio del editor.

Marble Springs se une a la lectura y la escritura, ya que invita a cada lector a reescribir y ampliar el trabajo. Los hipertextos abiertos o «constructivos» han sido considerados por mucho tiempo como una de las grandes promesas de la ficción hipertextual y de la colonización del ciberespacio, pero crear un hipertexto abierto, en el que otros puedan escribir y deseen escribir, plantea desafíos técnicos y artísticos que Larsen se ha encontrado de frente.

Y escriben que lo hicieron, y enviaron sus contribuciones a Eastgate Systems. Como figura en la página de créditos de Marble Springs 3.0 (vinculada en el título). Al referirse a las contribuciones de los lectores en Marble Springs 2.0 en la página Acerca de, Larsen explica:

Los lectores se mudaron a la ciudad, interactuando con los personajes. Ellos reformaron lo que necesitaban. Que era lo que tenía -en este valiente mundo nuevo de hipertextos, experimentos y colaboración- declaraba que quería.

A finales de la década de 1990, cuando parecía que HyperCard volvería de la muerte, Mark Bernstein me pidió que cumpliera mis promesas y creara una nueva edición para poner realmente estas escrituras. Así que rediseñé y reprogramé Marble Springs 2.02 en HyperCard para mostrar que un hipertexto colaborativo abierto podría funcionar y señalar el camino hacia «el futuro de la hiperficción constructiva» y reescribir para incorporar las contribuciones de las personas. HyperCard finalmente fue enterrado (pero todavía vivo, aún pateando). Marble Springs 2.0 nunca ha estado disponible.

A juzgar por esta entrada, parece que Larsen tenía deseos ambivalentes de incorporar escritos de otras personas en este proyecto tan personal. Si sigues el enlace «declarado lo que quería» arriba, conduce a una página de «Confesiones»: un nodo oculto en la versión 2.0 que se muestra a continuación:

Screen capture of "Marble Springs" NOT by Deena Larsen (part 4 of 4). A digitized note with decorative margins. Text: "Notes from somewhere else / I need to confess something here. I didn't write Marble Springs for any sort of audience or interaction whatsoever. The secretive patterns, stories, and difficult interface make this somewhat obvious. I created and lived in Marble Springs primarily to keep my sanity while I was going through a few difficult times. I wanted a refuge where my soul could run to anytime it needed to, so I created Marble Springs from a pastime of research and populated my town with figments who could comfort me in the very depths of their being. In a dark, knowing way, it was the women of Marble Springs who took me in and understood my outbursts. So I never really bother with the men. While I grew up, I saw the soul-destruction of those around me who had no refuge. Their recourse from an angry reality mainly consisted of flights into mindnumbing drugs or apathy. I thought then, well, the only thing I have to share is my little world. And I can only it through a very clunky and probably useless interface (let's face it, if you have enough wherewithal to read and to use a computer, you don't need the world I'm offering.) So I filled my space with secrets and then offered them up in the hopes that others could to take this and shape it for their own places of refuge. I provided a chance to change the writing for those patient enough and wise enough in the ways of computers."

Esta «Nota desde otro lugar» afirma su autoridad al tiempo que acomoda a los demás para contribuir a ella, no porque ella lo necesitara, sino porque tal vez sus lectores necesitaban «dar forma a su propio lugar de refugio.» Visto desde esta perspectiva, Marble Springs no es solo un trabajo, pero un lugar en la imaginación de Larsen que ha estado disponible para que otros lo visiten. Pero como nos han demostrado décadas de fanáticos y fanáticos, las personas tienen la necesidad de regresar a espacios ficticios, como los universos de comics Star Wars, Star Trek, Harry Potter, Marvel o DC. Así que dio poder a los lectores/visitantes de esta ciudad ficticia que desean explorar sus propios problemas mediante la expansión de narraciones o la imaginación de otros momentos de intensidad lírica en esta ciudad. Y los realmente dedicados, «quienes heroicamente pasaron por un proceso de copyright bizantino para agregar sus obras oficialmente,» ahora son acreditados e incorporados, y sus contribuciones permanecen en el trabajo.

Deena Larsen ha abierto Marbel Springs implementandola en un wiki- y el proceso de registro y la capacidad de crear y editar páginas son muy abiertos. Como administradora, conserva el poder de reversar los cambios a versiones anteriores si no lo aprueba, y puede prohibir que usuarios abusivos realicen cambios, reafirmando su poder de autor. Aún así, esto presenta una tremenda oportunidad para la creación colaborativa, como muchos colaboradores y tienen. Tan desarrollado y poblado como esta ciudad ha sido por varias generaciones, muchos personajes son simplemente bocetos, o como me gusta pensar en ellos: marcadores de posición narrativos. Visita el «Directorio de Humanos» y verás que ella escribió poemas sobre la mitad de los 195 personajes, y sobre todo las mujeres porque «la [tomaron] y entendieron [sus] arrebatos.»

Hay tantas conexiones para explorar y extender, lugares para mapear, historias para contar. Este espacio está listo para una red que surge de la comprensión de este lugar, sus habitantes, su historia y su ecología. O tal vez una actuación en solitario de alguien cuyo alma se siente como en casa aquí, y puede grabar tranquilamente en una esquina sin labrar de Marble Springs.

Traducido por Reina Santiago