[Untitled] por Jeremy Hight (Parte 1 de ?)

This post is also available in: English (Inglés)

El domingo 16 de febrero de 2014 a las 6:45 p. M. Jeremy Hight anunció que había comenzado una nueva serie que se “publicaría” en su línea de tiempo y se le permitiría “flotar río abajo.” Pensar en la línea de tiempo de Facebook como un río es un cambio sustancial en la metáfora que Facebook ha implementado como un principio de organización para la gran cantidad de actualizaciones de estado, fotos y otros materiales que la gente comparte en esta red social. Se puede explorar una línea de tiempo con un esfuerzo metafórico considerablemente menor que navegar en sentido ascendente. No hay declaraciones filosóficas antiguas acerca de no poder nunca entrar en la misma línea de tiempo dos veces. Pensar en Facebook como un río es resaltar su flujo infinito y la naturaleza irrecuperable de un momento, correctamente, pero esa no es la única metáfora que Hight está activando aquí. Se refiere a estos mensajes como “publicación,” una palabra que viene cargada con siglos de historia impresa y la circulación de la palabra escrita en formas que sugieren un mínimo de permanencia, la porción de inmortalidad más allá del momento efímero sobre el que escribió Shakespeare.

El problema es que las publicaciones de Facebook no son efímeras. Son objetos digitales almacenados y respaldados en servidores de Facebook con marcas de tiempo y una URL única, que al igual que las publicaciones de Twitter, se pueden incorporar a blogs de WordPress (desde septiembre de 2013). Entonces, hay una manera de eludir la intención de Hight de que esta narración exista solo en Facebook, y aquí está, incrustada en esta publicación:

Hmm. Bien jugado, Sr. Hight, bien jugado.

De acuerdo, deje que esto sea un recordatorio de que solo porque mientras se publica la entrada, no es pública. Tras una inspección más cercana, yo (que tengo el privilegio de ser su amigo de Facebook), noté que las entradas de esta narración solo se comparten con sus amigos, por lo que incluso si “sigue” sus entradas, debe convertirse en “amigo” de usted para otorgar acceso a esta narración. Tal vez esto es un descuido, ya que él publica entradas públicas en su línea de tiempo (Probé esto siguiéndolo con una cuenta diferente). O tal vez, como Emily Dickinson, quien compartió sus poemas con sus amigos y conocidos copiándolos a mano y enviándolos por correo, Hight desea compartir este trabajo con un público selecto de personas que conoce y en las que confía lo suficiente como para establecer una comunicación bilateral con Facebook.

El conservacionista en mí quiere capturar estas entradas y sería fácil hacerlo, capturando las publicaciones en la pantalla o cortando y pegando su texto en un nuevo documento, pero como discutí en mi serie sobre el poema que desaparece de William Gibson Agrippa, lo haría solo capturar un aspecto del trabajo creando diferentes objetos computacionales. Además, plantea la pregunta: ¿tengo derecho a copiar su trabajo? ¿Sería este acto una violencia contra las intenciones de Hight? No deseo traicionar nuestra amistad. Podría proporcionar enlaces a las entradas para que otros amigos de Facebook puedan acceder a ellos, pero sería mejor dirigir a las personas al 16 de febrero de 2014 en su línea de tiempo, lo que proporcionaría un contexto más completo. Quizás cuando se acabe, le pediré a Hight que descargue su archivo de Facebook y comparta los datos conmigo, o que los archive de alguna manera.

O quizás debería disfrutarlo mientras sucede, compartir la experiencia con mis amigos y apreciarlo más por su “labilidad.”

Notarás que no he mencionado de qué se trata la historia. Ese será el enfoque de la siguiente entrada de esta serie.

Traducido por Reina Santiago