iPoe: Efectuando el texto

This post is also available in: English (Inglés)

Las ediciones Play Creatividad son más que ediciones ilustradas de los textos de Edgar Allan Poe. El lector puede interactuar con las ilustraciones para descubrir lo que se encuentra debajo (y, como Poe es Poe, lo que se encuentra debajo es generalmente una desagradable sorpresa). Los cuentos han sido provistos de sonido y música. Pero no con el tipo de música que uno esperaría de un videojuego repetitivo: cada texto tiene su propia pieza con un estado de ánimo y un ritmo que lo complementan a la perfección. Es un trabajo que requiere ideas, pero también talento y amor.

Si tomamos «The Oval Portrait,» por ejemplo, la música es dulce e inquietante, en última instancia triste. La apertura de la historia, que describe el «castillo» en el que el narrador descubrirá el retrato ovalado, se desarrolla sobre una escena gris en cuyo fondo se encuentra la mansión, iluminada por la luna y rodeada de pinos grises. En muchas de las ilustraciones, el movimiento del dispositivo hace que cambien su ángulo. Cuando menos lo esperamos, el aullido del lobo se funde con la melodía.

 

The opening of "The Oval Portrait" in iPoe

A medida que avanzamos en la historia, descubrimos que algunas de las frases de la historia se enfatizan utilizando una fuente más oscura y más grande. Eventualmente, la luz de la vela, nos permite iluminar el retrato ovalado, justo después de que el narrador lo haya descubierto.

El grado en el que «The Oval Portrait» logra la fusión de las características interactivas y los elementos multimedia con el texto original va más allá de lo que el lector esperaría. En una edición impresa, por ejemplo, leemos:

Y luego se dio el pincel, y luego se colocó el tinte; y, por un momento, el pintor se quedó en trance ante el trabajo que había realizado; pero en la siguiente, mientras él todavía miraba, se puso trémulo y muy pálido, y horrorizado, y gritando a gran voz: ‘¡Esta es de hecho la Vida misma!’ volteó de repente para mirar a su amado: – ¡Estaba muerta!

Esto podría modificarse con un diseño inteligente, pero en iPoe, tenemos una historia presentada con hábil sutileza. En una pantalla tenemos:

Y luego se dio el pincel, y luego se colocó el tinte; y, por un momento, el pintor se quedó en trance ante el trabajo que había realizado; pero en el siguiente, mientras todavía miraba, se puso trémulo y muy pálido, y horrorizado, y gritando a gran voz:

La tipografía de las últimas frases en negrita y cada vez más grande (en la versión para iPhone, el iPad tiene el mismo tamaño en ese párrafo, como se puede ver en la imagen anterior), tal vez en referencia al estado de excitación exhibido por el personaje. En la página siguiente tenemos el retrato, que cubre letras borrosas.

The portrait in "The Oval Portrait," photographed in an iPad.
El retrato en «The Oval Portrait,» fotografiado en un iPad.

El lector se ve obligado a mover el retrato fuera de lugar para descubrir a la mujer muerta y el texto sobre el cadáver: «‘¡Esta es de hecho la Vida misma!’ volteó de repente para mirar a su amado: – ¡Estaba muerta!

The end of "The Oval Portrait" in iPoe, photographed in an iPad.
El final de «The Oval Portrait» en iPoe, fotografiado en un iPad.

La maravilla de «The Oval Portrait» de iPoe es que puede mejorar la experiencia del lector. Este no es solo el texto de Poe en una nueva edición, es Poe para el lector del siglo XXI. Yo, por mi parte, nunca volveré a enseñar Poe a imprimir.

 

Traducido por Reina Santiago